Cuando la tragedia pasa rozando

nepal-b4-and-after_3281860k

Aunque tenía preparado mi segundo post sobre curiosidades en Nepal, dadas las circunstancias no me veo capaz de publicar algo tan trivial. 

El domingo 5 de abril todavía paseaba alegre con mi novia por las calles del centro de Kathmandú. 20 días más tarde me quedé helado viendo como esas calles temblaban, y cómo se venían abajo algunos de los edificios y templos entre los que había caminado y cuyo recuerdo aún permanecía fresco y reciente.

 

004a 004b

Ver un desastre natural por la tele siempre es impactante, pero queda muy lejos de tu entorno. Un terremoto en Haiti o un tsunami en Tailandia son noticias tristes. Pero visto en un informativo parece algo lejano y en cierta forma irreal.

Sin embargo, esta vez se trata de un país en el que acabo de estar, de la ciudad donde he pasado 6 días, de la gente con la que he hablado por la calle y a la que he conocido.

Esta vez todo toma un aspecto terriblemente real. Y no paras de preguntarte cómo estará toda esa gente con la que una vez te cruzaste. El taxista, el frutero, el camarero, el vendedor de recuerdos. Y sobre todo los amigos que allí hiciste entre esa gente tan especial que son los nepalíes.

Te preguntas también qué habría pasado si te hubiese pillado allí. No quiero ni imaginar si todo esto hubiese ocurrido unas unas semanas atrás. Si me hubiese quedado bloqueado 3 o 4 días en el aeropuerto de Kathmandú con mi novia alemana sin poder ser repatriados juntos y sin saber qué hacer. Escasos de comida, entre el caos y las réplicas del terremoto. Y estuve a sólo 20 días de que esto ocurriese.

002a 002b

Por suerte no ha sido así. Suerte, destino o Karma. El terremoto ocurrió cuando ya estaba de vuelta en mi apacible vida de Europeo. Y sé que ahora no tiene sentido hacerte todas esas preguntas, porque las cosas suceden y ya está. Hay que seguir adelante.

Un buena migo me decía hace poco (y con mucha razón) que todos los días suceden desgracias en el mundo, pero de la mayoría ni nos enteramos. Porque si tuviéramos que vivir cada día lamentándonos por las desgracias que ocurren, no podríamos vivir.

La mejor manera de afrontar una situación de este tipo no es únicamente lamentarse, sino buscar la forma de ayudar en lo posible y actuar. Desde Frankfurt poco puedo hacer, pero al menos durante estos días he recaudado fondos entre mis amigos y familia para enviárselos a Bandana y que puedan comprar algo de agua y alimentos.

Bandana es una amiga nepali que conocí el mes pasado en Kathmandú. Es una de las muchas personas que están sufriendo las consecuencias de todo esto y que lleva desde el sábado durmiendo en la calle con su familia y sus vecinos, por temor a nuevas réplicas y por el riesgo a derrumbamientos.

003a 003b

A Bandana la conocí a través de Couch Surfing. Quedamos un día por Kathamndú y desde el primer momento se mostró entusiasmada de conocernos y de poder enseñarnos lo mejor de su ciudad. Nos llevó por los templos, comimos juntos, y nos caímos tan bien que 2 semanas después nos volvimos a encontrar para visitar su casa y almorzar con su familia.

Seguro que alguna vez has hecho uno de esos amigos especiales en el viaje. Un amigo que difícilmente volverás a ver debido a la distancia, pero que te aporta algo especial y al que recuerdas con mucha estima. 

Pues cuando una de estas desgracias ocurren y a uno de esos amigos le pilla de lleno, la sensación es mucho más cruda y real. Además tienes la impotencia de no poder hacer nada desde donde estás. Nada más que comunicarte, confirmar que están todos bien y dar palabras de ánimo.

 

006a

Esta es mi amiga Bandana bajando con mi novia las escaleras de uno de los templos en Durbar Square, en el centro de Kathamndú. El mismo que días después se vino abajo completamente.

006b

Sé que este Blog se llama PalabraUtil, y mi intención con cada artículo es y ha sido siempre aportar algo de información práctica a mis lectores.

Pero en este caso tenía la necesidad de publicar un post y compartir estas reflexiones desde una perspectiva más personal. Este es en parte también un blog personal de viajes, y no podía dejar de escribir sobre una de las experiencias más profundas y dolorosas que he tenido como mochilero/viajero. 

005a005b

Esta situación también me ha hecho reflexionar sobre lo mucho que nos quejamos por memeces. En Europa se vive muy bien, a pesar de la crisis y de los momentos difíciles. El peor de nuestros días (que te deje la novia? suspender un examen? que se te caiga el móvil y se rompa?) no son más que chorradas. Y todos estos problemas del primer mundo los deberíamo afrontar con más perspectiva.

Este terremoto me ha recordado que la vida es un regalo. Que ahora mismo podría estar bajo los escombros de un edificio de Nepal. Pero en vez de eso estoy vivo, sano, limpio y bien alimentado en Alemania. Y ya sólo por eso debería dar palmas con las orejas cada mañana.

001a

La muerte no es un tema al que suela recurrir en mis pensamientos. Pero es algo tan presente como la vida. Cuando te haces tu plan te crees que el tiempo es invulnerable. Que no pasa nada por perder 40 años en un trabajo y una rutina que no te llena, porque a los 65 te jubilas y ya tendrás la vida que deseas, y entonces podrás hacer todas esas cosas que están pendientes.

Vivimos como si tuviéramos la seguridad de que todo irá siempre bien. Y no es así. ¿Qué pasaría si a nuestra generación de ninis les llega una guerra mundial o una catástrofe? Improbable, sí, pero no imposible.

Lo que está claro es que no voy a dejar de viajar ni de disfrutar de la vida por miedo a que pueda suceder algo malo. Al contrario, ahora más que nunca soy consciente de que hay que exprimir cada minuto que la vida te regala. Ser buena persona, apreciar lo que tengo y seguir viviendo para dejar el mundo un poquito mejor de lo que lo encontré.

Salu2;
ReneR

Sígueme en

Rener Frank

Tras estudiar Ingeniería Mecánica y 3 años de rutina laboral, un verano de voluntariado scout en los Alpes suizos y una dulce alemana resetearon mis prioridades.
Dejé mi aburrido trabajo de oficina para irme a cuidar un castillo medieval en los bosques de Baviera. Después de varias aventuras por Europa me establecí en Frankfurt, donde vivo actualmente. Pero siempre con nuevos proyectos en mente y pensando en el siguiente paso!
Sígueme en

Latest posts by Rener Frank (see all)

About Rener Frank

Tras estudiar Ingeniería Mecánica y 3 años de rutina laboral, un verano de voluntariado scout en los Alpes suizos y una dulce alemana resetearon mis prioridades. Dejé mi aburrido trabajo de oficina para irme a cuidar un castillo medieval en los bosques de Baviera. Después de varias aventuras por Europa me establecí en Frankfurt, donde vivo actualmente. Pero siempre con nuevos proyectos en mente y pensando en el siguiente paso!
This entry was posted in Palabra de Viajero. Bookmark the permalink.

6 Responses to "Cuando la tragedia pasa rozando"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Translate »