PASIÓN: Enfoca, gestiona y desarrolla tu energía interior.

pasion

Descubrir aquello que nos apasiona y gestionar nuestras emociones más intensas es un proceso crucial para poder enfocar toda esa energía en nuestros objetivos, y así saber ACTUAR en consecuencia.

No reniegues de tu pasión. Un „Te Quiero“ a tiempo evita, de media, 357 „Qué hubiera pasado si…”

 

 

 

La pasión es TU COMBUSTIBLE

 

El amor, en todas sus formas y variantes, es lo que mueve al mundo. Ya sé que suena cursi, hippy o lo que tú quieras, pero esto es una verdad universal. El amor se manifiesta en forma de pasión, y esta pasión es la energía interior más ponderosa que puedes llegar a experimentar.

No hablo únicamente de pasión física/sexual, sino de una pasión genérica, sobre todo y sobre todos. Pasión por una persona, por un objeto, por una actividad o por una idea. Esa incomprensible pero profunda emoción que le da sentido a este caos aleatorio en el que coexistimos.

 

Es la pasión lo que te impulsa a dedicar horas interminables a un proyecto personal sin desfallecer; a dejarlo todo por una chica y empezar una nueva vida Dios sabe dónde; a recorrer kilómetros o esperar horas y días manteniendo ese brillo de ilusión en los ojos.

En definitiva, la pasión te empuja a luchar con todas tus fuerzas por aquello que deseas, aunque parezca difícil o casi imposible.

Si la humanidad no contase con esta dosis de pasión, estaríamos avocados al fracaso y la extinción. Moriríamos de tedio sentados en el sofá, viendo series de TV y comiendo basura embolsada.

 

La pasión es tu mayor fuente de energía vital, por eso es tan importante que aprendas a conocerla, gestionarla y dominarla. De esta forma podrás actuar en consecuencia para lograr tus objetivos y, por qué no, alcanzar tus sueños.

Si le echas un vistazo a mi historia, hace 3 años dejé mi vida estable y todo lo que tenía en Madrid para aventurarme en un nuevo país, con otro idioma y un trabajo muy diferente.

Fue una decisión difícil y tuve que superar el miedo a lo desconocido, pero fue la pasión quien me dio la patada en el culo que necesitaba. La pasión por una chica, por viajar y por descubrir una perspectiva más global del mundo.

 

saltaa

 

 

Emociones: un artículo de lujo.

 

A pesar de estas reflexiones, creo que nuestra sociedad cada vez se vuelve más insensible. Dejamos a un lado nuestra energía emocional para centrarnos en la rutina mecánica y estable dentro de nuestra burbuja / zona de confort, y cada vez creamos barreras sociales más grandes.

Parece que mostrar tus sentimientos te convierte en débil y vulnerable. Estamos en la sociedad del “yo solo puedo con todo, soy fuerte, nada me daña”. Acallar y ocultar tus emociones es una forma de mostrar a los demás fuerza y seguridad en ti mismo, aunque luego al llegar a casa te encierres en el baño a llorar.

 

Ser apasionado y emotivo es salirse del estándar. Si mientras caminas por la calle sonríes a la gente y vas cantando, te tomarán por loco. Y si te acercas a un desconocido a entablar conversación, en muchos casos te mirará con recelo como si le fueras a robar/violar/matar/sacar los órganos.

Incluso decir “Te Quiero” se ha convertido en síntoma de debilidad. Suena bien en las pelis de Disney, pero no en un tipo duro de gimnasio y tatuajes, o en una exitosa abogada con bolso de Gucci.

No hablo del “jo, tía, te quiero mogollón”, sino del Te Quiero más sincero. Ese que te abre la piel y deja al descubierto tu sentir más profundo. No es necesario usar esas dos palabras, tan solo mostrar una emoción sincera.

Pensamos que esa apertura nos hace vulnerables y débiles, sin embargo es totalmente al contrario. Atender a las pasiones y emociones más intensas requiere de mucha fuerza y control sobre uno mismo. No te escondas, EXPRÉSATE.

 

4YEARS

Así le dije “Te Quiero” a mi chica por nuestros 4 años 🙂

 

 

Pasiones prefabricadas

 

Nuestro entorno actual desmotiva e incluso condena la pasión. Nos inducen a seguir a la masa, a estar callados y obedientes, sentaditos en el sofá de casa viendo la tele y sin molestar a nadie. Y en el mejor de los casos, nos ofrecen pasiones prefabricadas para que nos embobemos y sintamos una ficticia autorealización personal.

Ultimamente se prostituye mucho el eslogan de #live-your-passion o #follow-your-dreams, cuando en realidad lo que está detrás es una empresa que intenta venderte zapatillas de marca o una cámara de fotos. Se trata más bien de un #shut-up-and-live-MY-passion.

 

Es igual que en las relaciones de pareja. A base de tanta comedia romántica y serie americana, nos meten por los ojos que para poder enamorarse y tener una relación satisfactoria hay que cumplir con un “estándar de calidad”.

Nos enseñan que dos feos o dos gordos besándose no pueden tener una maravillosa historia de amor detrás, porque si están juntos será porque no encuentran nada mejor y deben conformarse, insatisfechos.

 

Con todo este brainwash, al final acabas convencido de que tú no eres lo suficientemente atractivo, que tu novia no está lo suficientemente buena, que tu ropa es cutre, tu casa pequeña y tu coche muy feo.

Aquí llegan entonces los vendedores de sueños a rellenar el hueco, cual genio de los deseos salido de una lámpara, ofreciéndote pasiones  prefabricadas en forma de producto manufacturado. ¡Cómprate una pasión, que estamos de rebajas!

 

Por eso, la clave para liberar toda esa energía potencial que albergas reside en descubrir tu verdadera pasión, y en no dejar que otros te impongan sus ideales, objetivos o sueños.

De lo contrario acabarás invirtiendo tu tiempo, tu dinero y tus energías en algo que, en el fondo, te importa un carajo.

 

 


Suscríbete a PalabraUtil

Cada semana nuevas historias interesantes y divertidas directamente en tu E-mail

Recibe cada nuevo post por E-mail


 

 

Pasiones de tercera clase: Culpad al Friki

 

Hay pasiones que no quedan bien, nos son populares, no te hacen más cool. Pasiones que se han llenado de prejuicios a base de mala prensa y premisas socioculturales.

Algunas pasiones están socialmente reconocidas, aceptadas y valoradas. Si entiendes mucho de coches serás un apasionado del motor; si conoces todas las alineaciones de cada equipo, serás un forofo del fútbol.

 

Pero si lo que te apasionan son los  las maquetas de aviones a escala, los comics manga japoneses o resolver el cubo de Rubik, entonces tus valores no entran dentro de este “estándar” y serás un Friki.

Y ser un Friki hoy por hoy se traduce en la estereotipada imagen del feo, marginado y virgen que se autorealiza en mundos virtuales o grupos cerrados porque el mundo real le aisla y rechaza.

 

De esta forma, se establecen pasiones de primera, segunda y tercera clase. Y si te lanzas a seguir una pasión impopular, la gente te señalará con el dedo y mirada condescendiente, como diciendo “Mírale, como su vida es una mierda, se refugia en sus frikadas para tratar de ser feliz”.

Por eso, por temor a caer en el hoyo del rechazo y la incomprensión, muchos acaban renegando de sus propias pasiones y se apuntan al carro de los demás, perdiendo así una parte fundamental de su personalidad. Ese tipo cool y súper seguro de sí mismo, que vive feliz dentro de su infelicidad.

Sin embargo, todos tenemos pasiones y nadie es quien para hacer juicios de valor sobre aquello a lo que dedicas tu tiempo, dinero y energía. Si hay algo que realmente te apasiona y te permite crecer como persona, lucha por ello con todas tus fuerzas, y no dejes que nada ni nadie lapide tu pasión.

 

 

 

Cómo yo aprendí a respetar pasiones ajenas: una historia de la Tuna.

 

Te voy a contar una experiencia personal que me abrió los ojos:

 

Un día, durante mi 3° curso de ingeniería, la tuna de mi facultad organizó una sangriada en el hall principal para darse a conocer entre los alumnos. ¿No sabes lo que es la Tuna?

Me pase por allí con unos compañeros y me tome un par de sangrías para aguantar con mejor humor las prácticas de 3 horas de control numérico. Los tipos de la tuna andaban por allí pululando, con la capa, los bombachos y sus panderetas llenas de cintas de colores.

 

La tuna de ingeniería mecánica no era precisamente la más popular del campus, y en nuestro corrillo de colegas hicimos más de un comentario jocoso a cuenta de los chavales. Al poco se me acercó uno de ellos y me empezó a contar sobre las bondades de la tuna, para que me uniera a ellos. Y yo, viendo sus pintas de looser, pensaba “vamos, yo no me junto con estos frikazos ni de Blas”.

Pero entonces este chico me dijo que me había visto varios días en clase con mis camisetas de los Scout, y que le parecía genial que estuviera en un grupo así. También me dijo que era consciente de que la tuna no era el grupo más popular, pero que él se lo pasaba en grande, viajaba un montón y había conocido gente increíble.

  

Yo he estado en un grupo Scout durante 15 años, y más de una vez  he tenido que escuchar los comentarios graciosillos de gente que no tiene ni idea de lo que somos pero quiere soltar el chiste.

Mi grupo Scout es para mí de las mejores cosas que me han pasado en la vida, y nadie que no fuese a uno de nuestros campamentos entendería por qué se nos saltan las lágrimas en la formación de fin de ronda.

 

Me di cuenta entonces de que no debía prejuzgar sino aceptar la pasión de cada uno y  valorar lo positivo que esa persona, a través de su experiencia, me pudiese aportar.

No consiguieron que me metiera en la tuna, pero desde entonces aprecio y respeto mucho más los valores de otras personas, y estoy más abierto a conocer y valorar las aficiones y pasiones de los demás, por extrañas que me resulten.

 

 

 

Apasiónate

 

Aquí tienes un resumen con las ideas que puedes poner en práctica para mejorar y desarrollar tu gestión de la pasión:

Pasión = Energía. Apasionarte por un objetivo es el mejor camino para lograrlo.

– Si nada de lo que hay en tu vida te apasiona, es hora de abrirte a nuevas experiencias.

Sigue tu propio camino. Impide que otros te impongan sus pasiones.

No hay pasionses de tercera clase. Lucha por tus ideales aunque otros los critiquen. Tú eres el único dueño de tí mismo. 

–  No establezcas juicios de valor sobre las pasiones de otros. Mantén la mente abierta, aprende y establece nuevas perspectivas.

 

La pasión es tu combustible. Encuentra aquello que de verdad te emocione y empieza a trabajar desde hoy mismo.

 

281164_10151105448934022_1165674001_o

En los acantilados de las Highlands, Escocia. A esto me refiero 🙂

 

*****

 

↓↓  ¡¡ COMÉNTAME !!  ↓↓

 


Suscríbete a PalabraUtil

Cada semana nuevas historias interesantes y divertidas directamente en tu E-mail

Recibe cada nuevo post por E-mail


 

 

Sígueme en

Rener Frank

Tras estudiar Ingeniería Mecánica y 3 años de rutina laboral, un verano de voluntariado scout en los Alpes suizos y una dulce alemana resetearon mis prioridades.
Dejé mi aburrido trabajo de oficina para irme a cuidar un castillo medieval en los bosques de Baviera. Después de varias aventuras por Europa me establecí en Frankfurt, donde vivo actualmente. Pero siempre con nuevos proyectos en mente y pensando en el siguiente paso!
Sígueme en

Latest posts by Rener Frank (see all)

About Rener Frank

Tras estudiar Ingeniería Mecánica y 3 años de rutina laboral, un verano de voluntariado scout en los Alpes suizos y una dulce alemana resetearon mis prioridades. Dejé mi aburrido trabajo de oficina para irme a cuidar un castillo medieval en los bosques de Baviera. Después de varias aventuras por Europa me establecí en Frankfurt, donde vivo actualmente. Pero siempre con nuevos proyectos en mente y pensando en el siguiente paso!
This entry was posted in Ingeniero Emocional. Bookmark the permalink.

6 Responses to "PASIÓN: Enfoca, gestiona y desarrolla tu energía interior."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Translate »