Hambre de vida: Receta para cocinar un delicioso 2015

45500

 

Empieza el año y la red se inunda de reflexivas evaluaciones con ilusionados propósitos.

Pero yo en vez de aburrirte con mis penas y glorias, te propongo una suculenta receta para que este 2015 consigas todo eso que te has propuesto: hacer hambre de vida.

 

Hacer evaluación del año es un ejercicio de auto-crítica muy útil y recomendable. Yo lo hice entre cordero y cordero estas navidades y me sirvió para conocer mejor mis logros y patinazos, y definir cómo quiero enfocar los meses venideros.

Sin embargo, no voy a ponerme aquí a dar la brasa con cada una de esas metas personales, porque en el fondo todos coincidimos en la mayoría de propósitos de año nuevo:

 

CR_936458_2015 

Así que no.

En vez de aburrirte con mis penas y glorias, te propongo una suculenta receta para que este 2015 consigas todo eso que te has propuesto: hacer hambre de vida.

 

 

¿Y qué significa tener hambre de vida?

 

lo conoces muy bien, porque ya lo has experimentado.

Es la sensación que tienes cuando, por ejemplo:
– tu grupo favorito toca su mejor canción en directo
– escuchas “yo también” al decir “te amo”
– apruebas el último examen de la carrera
– abrazas a tu chica después del tercer orgasmo
– llegas a la meta tras correr 20 kilómetros
– te reencuentras con tus colegas luego de 6 meses sin verlos
– consigues tu cinturón negro
– subes a un avión con la mochila y sin billete de vuelta
– te dan el trabajo que querías en esa empresa que tanto mola
– la cuerda resiste justo después de saltar del puente

Algunos son momentos puntuales y otros el resultado de un esfuerzo constante. Pero al final son cosas que te hacen sentir más vivo, más útil y en definitiva más feliz. 

Si pudiese resumir en una frase lo que he aprendido en este último año, diría que:

Mi camino debe ser una equilibrada mezcla de rutina estable centrada en objetivos a medio plazo y experiencias puntuales muy intensas.

 

 

La receta es más sencilla de lo que parece

 

1-. En esta vida hay cosas que molan y cosas que no molan.

Cosas que molan: pasarlo bien, estar con gente maja, disfrutar de pequeños placeres, sentirte bien contigo mismo por dentro y por fuera…

Cosas que no molan: cabrearse, estar con gente que te cae mal, sufrir por culpa de tus malas acciones, sentirte inútil/feo/estúpido…

Simplemente, haz más cosas que SÍ molan.

 

2.- Puedes disfrutar de dos tipos de placeres.

Placer instantáneo: te reporta buenas sensaciones al momento pero que dura muy poco y es de baja intensidad (receta microondas).
Por ejemplo saltarte el gimnasio para ver la tele, jugar al Candy Crush en vez de acabar tu proyecto, un polvo de borrachera, zamparte ese último trozo de tarta cuando ya no tienes más hambre…

Placer prolongado: requiere un esfuerzo inicial y constante, pero cuya recompensa disfrutas durante más tiempo y con más intensidad (receta de la abuela).
Por ejemplo aprobar un examen difícil, conseguir una cita con la chica que te gusta, ayudar como voluntario, ahorrar para hacer un viaje o comprarte un capricho….  

 

Está claro que hincharte a cheetos y pizza viendo series online es más contraproducente que ir al gimnasio, ponerte a estudiar y cenar ensalada. Sabes que los cheetos y el sofá te van a pasar factura, y a las pocas horas te sentirás como un pedazo de tocino inútil que no ha hecho nada en todo el día.

En cambio, si vas a entrenar, haces los deberes y te comes tu ensalada, al acabar el día te sentirás mucho mejor contigo mismo y esa sensación durará mucho más tiempo.

Lo sabes, y aún así no lo haces. ¿Por qué? ¿Por qué es tan difícil hacer algo que sabes que quieres y que es bueno para tí? Pues, básicamente, por la DE-SI-DIA

 

Porque, en el momento, es mucho más cómodo decir,”bah, paso, si total ya…pa qué. En el sofá estoy tó agusto” y vas reduciendo objetivos, reduciendo y reduciendo… hasta que al final pasa el año y te quedaste en meras intenciones.

No has conseguido ninguna de tus metas, pero te has visto 8 temporadas de 5 series online, has terminado 7 videojuegos de la XBox, te has mamao como una burra saliendo de fiesta cada fin de semana, has zampado cual gorrino a base de kebabs y pizza congelada, te has hartado de facewhatsattwitteo hasta sangrar los ojos y has dormido como un oso hibernando. Braaaavo!!

 

CR_92326_mis_uvas_de_antildeo_nuevo

 

 

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Se puede o no se puede?

 

Sí, claro que se puede, pero hay que echarle ganas y método.

La clave está en mezclar los ingredientes en la proporción correcta y el orden adecuado.

Si solo te planteas retos a largo plazo y te obsesionas, vas a sentir que tu vida acaba en el deagüe por sosainas, y entonces la desidia ganará la batalla.

Si al contrario te dedicas sólo a la vida padre, llegará un punto en el que no tengas qué comer o mueras de sobredosis.

 

Sin embargo, cuando tienes hambre de vida, sabes que vas a cumplir con tus retos diarios de rutina porque entre medias tendrás intensas experiencias, y porque el resultado de ese esfuerzo diario al final será muy reconfortante.

Por eso la receta para que 2015 se cocine sabroso es ponerlo a fuego lento de retos a medio plazo (trabajo, clases, biblioteca, gimnasio, academia de idiomas, entrenamiento, o en lo que estés metido ahora), de vez en cuando darle vueltas y echar alguna especia que le dé sabor a base de experiencias intensas (saltar en paracaídas, organizar una noche de fiesta legendaria, invitar a salir a esa chica que tanto te gusta, ganar un concurso de romper sandías con la cabeza, etc…). 

Porque si descuidas el fuego lento y dejas tus rutinas, se te va a quemar la olla; pero si sólo te dedicas al viva-la-virgen y le echas demasiadas especias, va a picar que flipas o estará demasiado salado y no habrá quien se lo coma.

Así que no descuides ni la rutina diaria ni las experiencias intensas. De esta forma no saldrán grumos ni te quedará un año demasiado caldoso. Cuando llegue de nuevo diciembre y hagas recuento, verás como el guiso de tu año será digno de la mejor abuela (que es la mía, por si no lo sabías).

 

 

Tantas recetas como cocineros

 

Igual que cada valenciano prepara la paella a su modo, el 2015 no tiene que tener el mismo sabor para todos.

Hace unas semanas pregunté a un grupo de migos qué harían si el 1 de Enero despertaran con 10.000€ en la cuenta y 12 meses de libertad, sin ataduras de trabajo, estudios o familia.

Las respuestas fueron de lo más variopinto: desde narcotráfico mundial de piezas de lego hasta visitar a todos los amigos con una caravana, pasando por editar libros, donarlo a familiares, gastarlo con los colegas o viajar sin destino fijo.

Lo que está claro es que cada uno valora determinadas cosas, igual que puede gustarte más la paella de verduras que la de marisco. Pero en el fondo, todos queremos que nos siente bien el año y acabar satisfechos con aquello que hemos conseguido 🙂  

 *****

Y tú, ¿cómo tienes pensado cocinarte en 2015? ¿A fuego lento como la abuela o en 5 minutos al  microondas? Comenta aquí abajo y cuéntamelo 😉

 

 

me-gusta-facebook

 

 


Suscríbete a PalabraUtil

Cada semana nuevas historias interesantes y divertidas directamente en tu E-mail

Recibe cada nuevo post por E-mail


 

Sígueme en

Rener Frank

Tras estudiar Ingeniería Mecánica y 3 años de rutina laboral, un verano de voluntariado scout en los Alpes suizos y una dulce alemana resetearon mis prioridades.
Dejé mi aburrido trabajo de oficina para irme a cuidar un castillo medieval en los bosques de Baviera. Después de varias aventuras por Europa me establecí en Frankfurt, donde vivo actualmente. Pero siempre con nuevos proyectos en mente y pensando en el siguiente paso!
Sígueme en

Latest posts by Rener Frank (see all)

About Rener Frank

Tras estudiar Ingeniería Mecánica y 3 años de rutina laboral, un verano de voluntariado scout en los Alpes suizos y una dulce alemana resetearon mis prioridades. Dejé mi aburrido trabajo de oficina para irme a cuidar un castillo medieval en los bosques de Baviera. Después de varias aventuras por Europa me establecí en Frankfurt, donde vivo actualmente. Pero siempre con nuevos proyectos en mente y pensando en el siguiente paso!
This entry was posted in Ingeniero Emocional. Bookmark the permalink.

6 Responses to "Hambre de vida: Receta para cocinar un delicioso 2015"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Translate »