Soy Likehólico

1815dad4.jpg.505x650_q85

Me llamo ReneR y soy Likehólico.
Y aunque todavía estoy en la primera fase de la enfermedad, se que esto puede ir a más.

Y soy Likehólico porque me hace ilusión algo tan simple, absurdo y abstracto como ver el icono de una mano alzando el pulgar en mi pantalla. 

 

Like_1

Desde que abrí mi perfil de Facebook, pero especialmente desde que lancé este blog, cuando publico algo me pongo a mirar a ver si le han dado al Like o si alguien ha dejado un comentario. Sobre todo en un post. En este mismo post.

Si me preguntas por la calle, te diría que es porque me gusta estar en contacto con mis amigos y la gente que conozco. Que tener Likes en mi blog me reporta un Feed-Back muy útil para analizar lo que le gusta a mis lectores. 

Te diría que no le doy tanta importancia, pero eso sería una verdad a medias.
Porque un Like significa algo más.

Un Like es esa pequeña ración de ego que cada día alimenta el narcisismo disfrazado de autoestima que en mayor o menor medida todos albergamos.
Como una chocolatina que no es sana ni nutritiva, pero genera un placer momentáneo al que puedes acostumbrarte con facilidad.

Es esa palmadita en la espalda que siempre se agradece. Saber que lo haces le gusta a la gente, que ese tiempo invertido en idear y escribir ha merecido la pena. Que el mensaje se ha difundido y ha sido escuchado.

Por eso hoy me pregunto:

 

¿Qué significa realmente un Like?

Desde el punto de vista técnico, un Like puede significar muchas cosas: un simple acuse de recibo (he visto lo que publicaste), una señal de apoyo (estoy de acuerdo con eso) o una muestra de verdadero interés (esto que publicaste me gustó de veras). Dependiendo del contexto puede significar todo y nada.

Pero hay algo más. Como concepto emocional, un Like es una representación digital de la aprobación social. Y como seres sociales que somos, esta aprobación de nuestros semejantes nos reconforta y anima.

Antes de las redes sociales, los imputs de aprobación social eran menos frecuentes, y por ello más valorados.

Si hace unos años te venía un colega y te decía “Hey tío, qué zapas más guapas, ¿dónde las compraste?”, te hacía ilusión el comentario y te volvías a casa tan contento.

Ahora cuelgas un selfie de tus pies en Facebook con tus nuevas Nike Runner y si no recibes más de 2 Likes te quedas como “pues vaya… 🙁

 

Estos imputs de aprobación social están por todas partes y se reciben a todas horas.

Me voy de vacaciones a Romaaa!! [27 Likes]
Otros 15 km corriendo. Marca personal superada 😀  [19 Likes]
El clásico “Aquí, sufriendo” con foto de caña y tapa en una terracita al sol [21 Likes]
Por fin aprobé el examen de conducir, weeee [34 Likes]
Manolo y Benita tienen una relación ♥ [43 Likes]

La pregunta es, ¿para qué publicamos todas esas cosas?

A) Para que se enteren mis amigos y estén al tanto de las últimas novedades en mi vida. Así mantenemos el contacto y no perdemos relación.

B) Para que la gente sepa las cosas guays que hago y me lleguen algunos Likes de aprobación. Que sepan que yo también hago cosas chulas.

C) Para generar un poquito de envidia entre mis semejantes. Sana o no.

Dependiendo de lo sincero que seas contigo mismo, elegirás una, dos o las 3 opciones.

X3Qtt

El nuevo PROZAC se llama FaceBook

 

Una vez mi madre me dijo una frase muy sabia:

Las únicas personas por las que te debes preocupar de verdad sobre lo que opinan son tus padres, tu abuela, tu hermana y tu novia. Porque aunque se equivoquen con sus opiniones, esas personas son las que más te quieren y las que van a mirar siempre y únicamente por tu beneficio.” 

 

 Grados de Likeholismo

Evidentemente, como en cualquier vicio o enfermedad, esto tiene sus grados:

Grado 0: Abstemio
Ni tengo ni sé lo que es el Facebook o las redes sociales. No las uso nunca o como mucho una vez al año. Paso absolutamente de todo eso.

Grado 1: Indiferente
Publico lo que me da la gana. Si a la gente le interesa, genial. Si no, peor para ellos. Aunque es verdad que un Like de vez en cuando me hace ilu ^^

Grado 2: Interesado
Mis publicaciones son personales, pero orientadas a que les interese a la gente. Si recibo Likes es bueno, porque entonces estoy consiguiendo mis objetivos de entretenimiento y difusión. Este es el perfil común del bloguero y/o currante digital.

Grado 3: Postureta
Me gusta que la gente sepa de mi vida, aunque a veces maquille un poco la realidad con filtros de Instagram y morritos. Considerado como el Postureo estándar.

Grado 4: Alter Ego
Juego a eso de “mi vida es la que más mola” y sólo publico fotos mías haciendo cosas mega-guays y relatando mis aventuras locas por el mundo, pero mi vida real dista mucho de ser tan cool de como aparece en mi perfil. Esto ya es Postureo de alto nivel.

Grado 5: Patológico
Mi autoestima depende completamente del feedback que recibo en las redes sociales. Si no pillo WiFi, me entran mareos y sudores. Likehólico de libro. Vete a terapia. 

 

Personalmente me considero en el grado 2, ya que con motivo de este blog me interesa que las publicaciones le lleguen a la gente, pero intento no caer en las garras de Postureo.
Claro que uno nunca sabe hasta dónde se puede llegar con estas cosas. Ya una vez fui un viciado al Counter Strike y podría recaer…

like-500x333 

 

Terapia contra el Likeholismo

Pero entonces… ¿esto es bueno o malo? ¿Me debería desenganchar?

Pues como cualquier vicio, depende de tu control y de las circunstancias.

 Parte positiva que yo le veo:
– Recibes valioso feedback sobre el interés de lo que cuentas.
– Te mantienes en contacto con amigos y familia, a pesar del tiempo y la distancia.
– Recibes esa palmadita en la espalda extra que nunca viene mal.

Parte negativa que considero:
– Igual que su existencia te estimula, la ausencia de Likes ante un proyecto creado con ilusión puede desanimarte.
– No todo el que le da a Me Gusta lo hace con las mismas intenciones. Quedar bien sale gratis.
– Puede llegar a tal nivel de influencia, que midas la calidad de los hechos en función de sus Likes recibidos (aprobación social)

 

Si ya te ves algo enganchado a esta movida y quieres empezar con terapia sencilla, te recomiendo:

1- Ver este magnífico video

2- Leerte este excepcional post

3- Durante las próximas 48 horas no uses Internet. Para NADA. En vez de eso, llama a un amigo por el teléfono (del de hablar, del de toda la vida); queda para tomar unas cañas con un segundo amigo y escríbele una postal a un tercero.

Pruébalo y me cuentas 😉

 

fliike-facebook-linke-counter-designboom02 

 

Yo y mi Yo y mi Likeholismo

Gracias a este blog estoy aprendiendo mucho más de lo que me esperaba. Una de esas lecciones recientes es que nunca sabes hasta dónde puede llegar la influencia de tus actos (en este caso, escritos).

Y es que cuando escribo estos artículos, lo hago por gusto y para no olvidar mi redacción castellana (con tanto alemán podría llegar a pasar). Pero también lo hago para influir de alguna manera en otras personas y agitar esa capacidad de reflexión aletargada.

Al publicar un nuevo post cada 2 o 3 semanas, no tengo ni idea de quién lo lee ni de qué influencia puede llegar a tener. Quizá mucha, quizá nada, nunca puedo saberlo. Si sólo me guío por el número de Likes, no parece que tenga mucha trascendencia. Sin embargo ahí sigo, aporreando el teclado 9 meses después.

El caso es que el mis últimas visitas a Madrid, algunos amigos de los que nunca imaginé que leían este blog se me acercaron a comentar sobre ciertos artículos y sobre las ideas o reflexiones que en ellos habían despertado.

Te puedo asegurar que sólo un par de esas conversaciones las aprecio personalmente mucho más que los 9000 Likes que conseguí en este post.

 

Otra situación curiosa es en los viajes. A mí me encanta viajar, como sabes, y cuando estoy por ahí en algún lugar molón, me gusta postear un par de fotos y decir “eeehh mirad que chuladaaa”.

Pero para analizar un poco más este tipo de situaciones, el año pasado realicé el siguiente experimento:

En abril me fui 9 días de mochilero por Rumanía y Moldavía. Durante el viaje no me preocupé de postear fotos ni de comentarlas (a pesar de que los lugares eran realmente chulos). Me dediqué a mí mismo, a sentarme y admirar aquello que pasaba a mi alrededor, sin sacar el movil cada 5 minutos para tirar selfies.

6 meses después me fui 5 dias de mochilero a Letonia y Lituania. Y esta vez si que aproveché cada gota de WiFi para poner al día a mis semejanes sobre mis aventuras, subiendo fotos y comentando dónde estaba y lo que había hecho.

¿Cual fue la conclusión? Que ambas situaciones tienen su lado bueno.
Es genial aislarte durante unos días del ruido tecnológico y estar solos tú y el mundo.
Pero también, como reza una frase de Into the Wild, la felicidad sólo es real cuando se comparte.

Conclusión: haz lo que te de la gana, pero no olvides que un abrazo vale más que mil Likeadas.

 

***

 

Dada la categoría y temática de este post, no voy a pedir ni que le des a Me Gusta, ni que me dejes un comentario ni que lo compartas con tus amigos. Tampoco voy a poner el típico formulario de suscripción. Paso.

Esta vez, me vale con que la lectura te haya inspirado de alguna forma 🙂

 

Bonus Satz:

 La mejor persona con la que puedes compararte para saber si vas
por el buen camino es con tu Yo de hace 6 meses

 

Imagen de portada

Sígueme en

Rener Frank

Tras estudiar Ingeniería Mecánica y 3 años de rutina laboral, un verano de voluntariado scout en los Alpes suizos y una dulce alemana resetearon mis prioridades.
Dejé mi aburrido trabajo de oficina para irme a cuidar un castillo medieval en los bosques de Baviera. Después de varias aventuras por Europa me establecí en Frankfurt, donde vivo actualmente. Pero siempre con nuevos proyectos en mente y pensando en el siguiente paso!
Sígueme en

Latest posts by Rener Frank (see all)

About Rener Frank

Tras estudiar Ingeniería Mecánica y 3 años de rutina laboral, un verano de voluntariado scout en los Alpes suizos y una dulce alemana resetearon mis prioridades. Dejé mi aburrido trabajo de oficina para irme a cuidar un castillo medieval en los bosques de Baviera. Después de varias aventuras por Europa me establecí en Frankfurt, donde vivo actualmente. Pero siempre con nuevos proyectos en mente y pensando en el siguiente paso!
This entry was posted in Blogging y Wordpress. Bookmark the permalink.

2 Responses to "Soy Likehólico"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


Translate »